¿Qué son las ICO? ¿Cómo afectan a la banca? ¿Qué regulación tienen?

Las “Initial Coin Offering”, también referenciadas con otros nombres como Token Generation Events” o “Initial Token Offering”, son una nueva forma de financiar nuevos proyectos (mayoritariamente de tecnología Blockchain) a través de la emisión de tokens a cambio de criptomonedas que generalmente son Ethereum, Bitcoin o NEO.

Estos tokens generados son activos criptográficos intercambiables generalmente creados sobre las blockchain de Ethereum, NEO, Waves, o algunas menos corrientes, y algunos casos plataformas propias. Los tokens pueden representar distintos usos o derechos tales como el derecho a acceder a un servicio o producto de la empresa en el futuro, representación de una participación de un fondo, o la propiedad de la empresa y a su vez la capacidad de voto y el derecho a recibir dividendos. Según su función se diferencian entre tokens “utility” o securities, y en algunos casos, una combinación de los dos anteriores.


La disrupción de las ICOs
Las ICOs pretenden ser una nueva forma de financiación que disrumpa al Venture Capital tradicional mediante la democratización de la inversión en startups (aunque no cada vez son más las grandes empresas que se suman a esta “moda”), la globalización del financiamiento y la descentralización en la inversión. No obstante, por sus características están a caballo del “crowdfunding” (financiando futuros proyectos o productos) y “IPOs” (debido a su futuro acceso a un mercado “liquido” donde los activos pueden ser intercambiables de forma similar a los mercados de valores).

De hecho, actualmente la financiación de proyectos en Blockchain a través de ICOs es superior a aquellos que se financiación mediante Venture Capital. Según datos de Coindesk, la financiación acumulada a través de ICOs es superior a los 8.000 millones de dólares, obteniendo únicamente en enero de 2018 unos 1.500 millones de dólares. Estos datos y muchos más sobre ICOs, Blockchain y criptomonedas se publican semanalmente en el informe realizado por Finnovating e ICOinversiones.


Regulación y futuro de las ICOs
Aunque no hay duda de que el propio mercado de las criptomonedas se irá autorregulando poco a poco, incorporando mejores prácticas debido a la mayor exigencia de los inversores y la mayor competencia, es necesario una regulación que proteja a los inversores frente a ICOs fraudulentas y reduzca la incertidumbre presente en el mercado.

En el caso de España, actualmente no existe ninguna ley concreta que regule a las ICOs. No obstante, la CNMV ha empezado a advertir de los posibles riesgos y parece que 2018 será un año donde se tomen medidas, se estudien las ICOs y se formulen ciertas reglas para poder actuar con mayor conocimiento. Cuanto antes se cree esta regulación, mejor será tanto para las empresas que quieran lanzar ICOs, para los inversores y para el propio país, que está viendo escapar una gran oportunidad de convertirse en un epicentro para este tipo de actividades que, a parte de sus riesgos, fomentan la innovación y aumentan la riqueza del país.



CEO de Finnovating
LinkedIn