Lo que no nos han contado sobre la transformación digital bancaria

Ya nadie duda de la acuciante necesidad que comparten hoy día todas las compañías de transformarse digitalmente, de la urgencia en eficientar y automatizar procesos, ni de la importancia de implantar metodologías ágiles que conviertan a las organizaciones lentas y jerárquicas en líquidas y veloces. Nadie se cuestiona que la innovación no debe ser un espacio aislado, sino un ADN integrado en toda compañía. Hoy todos sabemos que las nuevas tecnologías no son herramientas complejas y con alto riesgo, sino una oportunidad para mejorar los procesos y la relación con el cliente, siendo necesarias para lanzar nuevos modelos de negocio basados en productos y servicios innovadores.

En particular hay un sector que, siendo uno de los pioneros y pese a que lleva casi una década intentado transformarse, aún tiene mucho camino por recorrer: la banca.

Algunos directivos de los “grandes” del sector financiero, me han preguntado cuál es la clave para convertir un gran banco en una organización ágil, en la que se puedan transformar procesos e implementar nuevas tecnologías, que permitan lanzar nuevos servicios y donde el objetivo principal sea mejorar la vida de los clientes ofreciendo a la vez las máximas garantías.

Yo les digo que el principal objetivo a alcanzar sería ir incorporando lo más rápidamente posible a sus organizaciones todos los puntos fuertes que tienen las FinTech, hasta transformarse en una de ellas. Pero la realidad es que el legacy tecnológico y cultural de la banca hace que esto sea más una utopía que una realidad. Entonces, ¿qué alternativas hay para estas organizaciones que resultan tan complejas?

Si analizamos el éxito de las FinTech y de los principales neobancos, todos cuentan con un elemento común: el talento especializado con capacidades digitales. No es la tecnología, no es la innovación, no es el legacy, son las PERSONAS.

Es el talento el que tiene la capacidad de crear, solucionar e implementar nuevas iniciativas y hacer avanzar a la organización hacia un mundo más digital. También es el talento el que permite anticiparse a los cambios que están por llegar.

Hay que reconocer que la banca ha realizado una reconversión como pocos sectores habían afrontado antes. Desde el año 2009 uno de cada tres empleados del sector bancario se han visto obligados a abandonar sus entidades, es decir, casi 90.000 empleos han desaparecido, pasando de los 270.000 a apenas 180.000 trabajadores a cierre de 2018, según datos del Banco de España. Esto ha ido acompañado de una reconversión del mundo físico al digital, ya que durante ese mismo periodo se han cerrado casi 20.000 sucursales según los datos recabados a la misma fecha, es decir, hoy tenemos un 43% menos de oficinas de las que había hace una década.

En contraposición nos encontramos con un sector como el FinTech, el InsurTech o el RegTech, que anualmente crea más de 5.000 nuevos empleos, es decir, más de la mitad de los que en el sector financiero desaparecen cada año, datos que nos deben lleva a la reflexión sobre el flujo de empleo.

La gran pregunta es, ¿seguirán los bancos reduciendo empleo? Posiblemente sí, aunque no se sabe si seguirán con la misma inercia que hasta ahora.

A pesar de estos datos, que a priori pueden resultar bastante alarmantes, la realidad es que existen muchas oportunidades para las personas especialmente formadas dentro las entidades financieras. El talento es más necesario que nunca y aquéllos que sepan ver la transformación digital como una ocasión de crecimiento profesional, saldrán reforzados de esta reconversión, tanto dentro del sector como fuera (léase, por ejemplo, en una FinTech). Para ello, hay que incorporar cuantas más capacidades digitales y conocimiento de las nuevas tecnologías y modelos innovadores existentes sea posible. Aquéllos que sean proactivos y que incorporen mayor compresión de esta nueva realidad, no solo sortearán la reconversión, sino que saldrán más reforzados que nunca.

Si quieres ser el protagonista de la transformación digital, te animo a que te pares, analices donde estás hoy y sobre todo, si quieres formar parte del futuro del sector y liderar la ola de innovación que ya ha llegado, en lugar de quedarte mirando como ésta te arrastra. Acuérdate, que en la transformación digital, las personas son y serán la auténtica clave del éxito, pero solo aquéllas especialmente preparadas para ello.

Rodrigo García de la Cruz
Director de FiDex – Fintech & Digital Banking Executive Program de Afi.