La definitiva aprobación del Sandbox sitúa a España como referencia europea del ecosistema Fintech

La Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Senado ha aprobado hoy de forma definitiva la ley para la Transformación Digital del sector financiero, que incluye el desarrollo del Sandbox, una vez se publique a lo largo de los próximos días en el BOE.

La Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Senado ha aprobado hoy de forma definitiva la ley para la Transformación Digital del sector financiero, que incluye el desarrollo del Sandbox, una vez se publique a lo largo de los próximos días en el BOE. Su inmediata puesta en marcha permitirá generar nuevas iniciativas en el ecosistema Fintech, facilitará el acceso a la financiación, propiciará una mayor competencia y reducirá las barreras de entrada.

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) ha participado en todo el proceso de diseño y creación del Sandbox desde el año 2017, cuando empezó a trabajar en ello, y que desembocó con la publicación en 2018 de dos documentos, la “Propuesta para la implantación de un Sandbox en España” y el “Decálogo para la implementación de un sandbox en España” que sirvieron como la semilla de lo que hoy es el Sandbox.

La AEFI estima que incentivará la creación de cerca de 5.000 nuevos empleos directos en el ecosistema Fintech en los próximos dos años y la atracción de 1.000 millones de inversión adicionales. De este modo, España se sitúa como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional, facilitando la inversión en Fintech y abriendo la puerta a que las entidades financieras y de capital riego puedan invertir en startups y colaborar con ellas. Cabe destacar que el Sandbox español, por su diseño, permitirá la entrada de proyectos del ámbito de toda la Unión Europea.

Rodrigo García de la Cruz, presidente de AEFI (Asociación Española de Fintech e Insurtech), explica que “hoy es un día histórico para el sector Fintech, la aprobación del Sandbox es, sin duda, el mayor paso que va a dar España en cuanto a innovación financiera. Sandbox es sinónimo de retención de talento, impulso de la innovación, atracción de inversión y actualización de la regulación en pro del sector. Supone un espaldarazo para situar a España como líder continental europeo en cuanto a desarrollo tecnológico y financiero. Además, estamos muy orgullosos de que se hayan incluido todas las peticiones por el equipo del Tesoro y que los supervisores lo hayan acogido con tanto entusiasmo desde el principio. Esto hace que nuestro Sandbox sea, con toda probabilidad, el más abierto y ambicioso de todo el mundo”.

Un espacio de prueba para nuevos proyectos

El Sandbox supone un espacio de pruebas controlado y no desregulado que identificará una serie de proyectos que mejoren la prestación de servicios financieros, con unos protocolos de supervisión que conocerán todas las partes, una clara apuesta por un criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades. Se convertirá en el mejor campo de pruebas para nuevos modelos de negocio que aún no están protegidos por una regulación vigente, supervisados por las instituciones regulatorias.

Los proyectos que aspiran a entrar en el sandbox deberán cumplir tres requisitos: (i) que sea un proyecto innovador aplicable en el sistema financiero; (ii) que cuente con un grado de avance suficiente, de forma que no será posible presentar una simple idea; (iii) que aporte valor añadido, facilitando el cumplimiento normativo, mejorando la calidad de los productos o servicios financieros, incrementando la protección de los usuarios, contribuyendo a una mayor eficiencia de los mercados o proporcionando mecanismos que mejoren la regulación o supervisión.

Las entidades o proyectos innovadores que se encuentran en fase madura (suficientemente avanzados y que aporten valor añadido en aspectos como la mejora del cumplimiento normativo y de la protección a la clientela, el aumento de la eficiencia o la mejora de la calidad en la prestación de servicios financieros), podrán emprender su actividad bajo la modalidad de exención, para el caso de actividades que pueden situarse bajo el paraguas del regulador con la normativa actual, o bien bajo la modalidad de no sujeción, para aquellas actividades aún no reguladas por su carácter innovador.

Jaime Bofill, socio de CMS España, explica que “el Sandbox español es ambicioso y eficaz, porque ha recogido lo mejor de otros sandbox ya implantados con éxito, e innovador, porque supone una revolución en el sector financiero y va a permitir que proyectos de muy alto nivel que se habían aparcado por no encajar exactamente en la ley ahora podrán ver la luz, y además está diseñado para acoger proyectos financieros basados en la tecnología, que supongan una novedad y que pretendan el beneficio del mercado, de los consumidores o del sistema financiero en general”.