Como será el 2018 para el sector FinTech

El sector FinTech ha pasado en 5 años de ser una tendencia que se percibía como internacional donde nuestro país apenas tenía iniciativas a contar hoy con un gran número, muchas de ellas con un tamaño importante y modelos de negocio rentables.

Además algunas se están integrando verticalmente incluyendo más servicios incluso llegando a ser un banco con una oferta integral para los clientes.

España se caracteriza por el alto crecimiento en número de compañías, que tiene mucho que ver con el gran talento financiero que existe en nuestro país, debido en gran parte por contar con entidades financieras líderes a nivel mundial en tamaño e innovación. Lo que nos falta es que nuestras startups cojan mayor tamaño y volumen para competir con las inglesas, alemanas y de los países del norte, ya que éstas cuentan aún con más capital invertido lo que las hace crecer mucho más rápido.

Los primeros mapas publicados por Finnovating a finales de 2015 mostraban un sector con unas 60 compañías, mostrando hoy uno de los mercados más numerosos de Europa y Latinoamérica, ya que los últimos mapas del mes de enero contamos ya con casi 300 startups FinTech y 90 InsurTech. Se estima que cada semana se dan a conocer dos nuevas startupsen España.

En términos de volumen de negocio es complicado homogenizar las más de 12 verticales de actividad que componen el sector FinTech actualmente. La mejor forma de comparar las compañías es por número de clientes o usuarios, capital invertido o inversiones realizadas. Según esto, tenemos FinTech que superan ya los 400.000 usuarios, otras que han prestado más de 30 millones de euros, otras que han levantado hasta 25 millones de euros en una sola ronda, y otras que han realizado millones de transacciones en pagos o cambios de divisas.

 En términos de regulación, que hasta ahora ha podido entenderse como una barrera de entrada de competidores en el sector financiero, se ha convertido ya en una ventaja competitiva para dinamizar el sector financiero, cada vez más abierto y global. Algunos países, como Reino Unido y su FCA, supieron aprovecharla, y desde 2014 ha conseguido ser el gran polo FinTech a nivel mundial absorbiendo el 60% de toda la inversión europea en startups de este tipo en 2015.

Hoy los reguladores internacionales son conscientes de esto y han cambiado su forma de ver tratar a las FinTech, dándose cuenta que la innovación financiera es necesaria para tener un sector dinámico y competitivo.

Si echamos la vista atrás veremos que el año 2017 ha sido una evolución interesante. Hace cinco años apenas estaban ni siquiera en el radar del sector financiero.  Hace tres años, se las identificaba como un competidor que llegaba al sector para llevarse parte de su cuota de mercado. Y hoy las cosas han cambiado mucho y la colaboración y la integración se están empezando a consolidar como la relación entre ambos mundos. Aunque también es verdad que cada vez hay FinTech más solventes y con propuestas muy interesantes que sí que se llevarán parte del actual mercado.

En 2018 veremos más bancos con acuerdos con FinTech (colaborando, invirtiendo, co-creando) pero también más FinTechs y Neobancos que con una oferta integral de servicios. Aunque algunas habrán desaparecido al ser un sector de startups, veremos un constante efecto llamada a emprendedores cuando alguna gran compañía fintech haga un exit o salida a bolsa con altas valoraciones. El sector FinTech es sin duda un sector apasionante al que no debemos perder de vista.


CEO de Finnovating
LinkedIn